La pandemia, el confinamiento y las medidas adoptadas para prevenir los contagios están suponiendo un momento de inflexión personal y profesional para todos nosotros. El contrato psicológico entre empresa y trabajador pende ahora del hilo de la incertidumbre. Las personas nos preguntamos por la utilidad de nuestro trabajo, por qué aportación real hacemos a un mundo en el que lo verdaderamente importante pocas veces tiene relación con nuestro día a día. “Esta conmoción ha desencadenado algunos cuestionamientos como, por ejemplo, la utilidad social de las profesiones, el sentido de los empleos y los trabajos basura, e incluso el propio sentido del trabajo. Pero también ha cambiado la forma en la que se afronta la transición profesional”, ha explicado Gildas Fras, responsable internacional de PerformanSe, durante el webinar “Proyectarse positivamente en tiempos de crisis”.

En este contexto, la empresa ha de prestar un apoyo fundamental a sus colaboradores para reducir los factores que limitan su proyección positiva respecto al futuro. Para ello, ha de ayudarles a identificar las amenazas o desafíos para convertirlos en retos y a saber de qué recursos disponen para enfrentarse a ellos.

© Copyright 2020. HRBP Learning. ORH Grupo Editorial S.L.
X